fbpx

Lenteja Pardina Ecológica a granel

0,465,26 IVA incluido

La lenteja Pardina Ecológica es una variedad de lenteja de pequeño tamaño y con forma redondeada. Recibe el nombre de pardina por su color pardo que va oscureciéndose con el paso del tiempo llegando al marrón rojizo y el negro. Una vez cocinada la lenteja se vuelve tierna y su piel lisa y fina, casi indistinguible. Tiene la ventaja de que no pierde la piel al cocerse ni se deshace, por lo que esta lenteja es una variedad adecuada para cocinarse en todo tipo de platos. El caldo que se hace con estas lentejas es más espeso que con otras variantes. Un ingrediente muy saludable que no debe de faltar en tu cocina.

Envío gratuito a partir de 50 euros
Tu pedido entre 24 y 72 horas
Entregas de lunes a viernes

Elije el peso deseado

Limpiar

Alérgenos: Puede contener trazas de frutos secos y/o alérgenos.

SKU LPE01 Categories , Tags ,

Lenteja Pardina Ecológica a granel

Historia y Origen

No se conoce la fecha exacta en la que se comenzó a cultivar la lenteja, pero se sabe que lleva formando parte de nuestra dieta desde hace miles de años. 

Durante la Eda Media era parte esencial de la alimentación en la Península Ibérica, por lo que se volvió un cultivo habitual. Fueron apareciendo variantes de lentejas dependiendo de la tierra en la que se cultivaban. Y así fue como en tierras de Castilla nació la lenteja pardina especial.

Actualmente es una de las variedades más producidas en España.  

Procedencia de la lenteja pardina ecológica

Las comunidades autónomas de Castilla-la Mancha y Castilla y León.

¿Qué diferencia hay entre la lenteja pardina y la lenteja verdina?

La primera diferencia entre estas variedades está en el aspecto. Aunque ambas son pequeñas, la lenteja verdina es algo menor. También tiene un aspecto más verdoso.

En el sabor también se encuentran diferencias. La lenteja verdina tiene más minerales, por lo que su sabor es más dulce. Por el contrario, el sabor de la lenteja pardina especial es más intenso.

También hay diferencia en el caldo que hacen. El de la lenteja pardina especial tiene mucho sabor y es contundente. El de la lenteja verdina es más cremoso. 

¿Y entre la lenteja castellana y la lenteja pardina?

La principal diferencia entre estas variedades de lentejas es que la castellana es más grande. Además, su forma es más plana y su color más verdoso.

La lenteja castellana es más contundente. Lo que quiere decir que ni se deshace ni pierde la piel al cocinarla. A pesar de este aspecto, su sabor es suave y con esta lenteja se hacen caldos más ligeros que con la pardina.

Propiedades y beneficios de la lenteja pardina ecológica

Las lentejas pardinas son una de las mejores fuentes de fibra alimentaria. Gracias a esta característica, esta variedad es un gran aliado contra el estreñimiento. La fibra abundante ayuda a que estas lentejas sean de digestión fácil.

También destacan por su aporte de hidratos de carbono y de proteínas vegetales. Con esto no solo nos aportan energía, sino que refuerzan nuestras células. Además, los hidratos de carbono que tienen las lentejas pardinas no son de absorción rápida, así que se reducen los riesgos de hiperglucemia. Una gran noticia para quienes padecen diabetes.

Por otra parte, su contenido graso es muy bajo. Esto quiere decir que son un buen alimento para quienes tienen el colesterol alto y para quienes no quieren engordar. 

En cuanto a minerales, son una variedad muy rica en fósforo y hierro, lo que es muy beneficioso para el fortalecimiento de nuestros huesos.

Valor nutricional de la lenteja pardina ecológica

Por 100 gr de lenteja pardina especial
Valor energético 350 Kcal.
Hidratos de carbono 56 mg.
Azúcares 1,27 mg.
Proteínas 24,28 mg.
Grasa 0,76 mg.
Grasas saturadas 0,17 mg.
Fibra 4,38 mg.

¿Este tipo de lenteja contiene gluten?

No, la lenteja pardina especial nacional no tiene gluten, por lo que quienes padecen diabetes la pueden consumir sin problemas.

Calibre de la lenteja pardina ecológica

El calibre de esta rica lenteja está entre los 3,5 milímetros y los 4,5 milímetros. 

¿Cuál es la forma más común de preparar las lentejas pardinas?

Como ya hemos destacado, una de sus principales características es que el caldo que sale de estas lentejas es contundente y espeso. Por esta razón, la manera más habitual es protagonizando los platos más tradicionales, como pucheros y guisos. Comidas de toda la vida y que nos encantan.

A parte de esto, al ser una lenteja que no se deshace y que, al cocerla, su piel es fina, también es una buena opción como acompañante a un plato de carne o pescado. O como ingrediente de una ensalada. 

¿Qué cantidad cocinar?

Para cocinar estas lentejas es importante tener en cuenta la cantidad que se cocine. La ración ideal está entre los 80 y los 90 gramos por persona. 

Para calcular mejor, una taza de café tiene unos 150 gramos de capacidad. Por lo que una ración será un poco más de la mitad de la taza.

Puede ser de tu interés: Cantidad de legumbres a comer por persona

¿Hace falta poner en remojo la lenteja pardina ecológica?

No es necesario ya que no es una lenteja muy grande y con la cocción es suficiente para ablandarla. Pero para acortar el tiempo de cocinado, sí se recomienda hidratarlas y que estén en remojo entre 2 y 8 horas en aguas blandas. Es decir, con mineralización débil. Hay que poner como mínimo el doble de agua que de cantidad de lentejas.

Si se van a cocinar sin haberlas puesto a remojo antes, el tiempo de cocción se amplía. Además, hay que limpiarlas y escurrirlas antes de echarlas a la olla para quitar piedrecitas, rastros de otros cultivos o impurezas. 

¿Cómo se cocina la lenteja pardina depende del tipo de olla?

Olla express: primero hay que hacer el sofrito en la propia olla. Cuando ya esté, se añaden las lentejas y agua. El agua que se pone es 2 veces más que las raciones de lentejas que se han puesto. Una vez se haya removido un poco, se cierra la tapa de la olla express, se pone el fuego a media potencia y se espera a que empiece a pitar. Es cuando habrá que dejarlas unos minutos reposar.

Olla rápida: el proceso va a ser muy parecido. La diferencia está en que el tiempo que tienes que esperar es más corto. Y cuando estén, puedes apretar un botón para liberar presión.

Cuando se utilizan ollas eléctricas o robots de cocina, la forma de prepararlas no va a ser muy distinta. Por ejemplo, en olla GM se hace el sofrito y se cuecen el resto de ingredientes. Una vez esté terminado esto, se ponen las lentejas y el agua y se programa. Para programarlo se elige el tiempo estimado, la presión -con las lentejas pardinas lo mejor es Presión Media- y la temperatura.

Crockpot: no es necesario hacer el sofrito antes, puedes añadir todos los ingredientes a la vez que las lentejas y removerlos. Eso sí, el agua tiene que sobresalir 2 dedos. Para cocinarlos, se pone en modo Slow cooker en posición BAJA y se programa al menos 7 horas.

Thermomix: después de escurrir las lentejas pardinas, se añaden al sofrito que ya se ha hecho con este electrodoméstico. Se pone agua hasta la marca del aparato, se programa los minutos necesarios a 100 grados y velocidad cuchara hacia la izquierda. Y ya a esperar a que avise.

Monsieur Cuisine Plus: a la base del sofrito se le añaden las lentejas, agua en proporción (3 veces más) y el resto de ingredientes que las acompañen. En el panel del robot de cocina programas el tiempo, la temperatura (100 grados), Velocidad 1 y Marcha atrás. Y en poco más de 30 minutos están hechas.

Mycook: el patrón va a ser el mismo que con las ollas anteriores. Cuando esté hecho el sofrito y el resto de ingredientes preparados, se añaden las lentejas con un poco más del doble de agua y se programa el electrodoméstico. En este caso tiene que ser unos 35 o 40 minutos a 100 grados y Velocidad 2.

Tiempo de cocción de las lenteja pardina

Aguas blandas Aguas duras
Olla normal 60 minutos 90 minutos
Olla express 25 minutos 40 minutos
Olla super rápida Entre 8 y 10 minutos Entre 10 y 12 minutos
Olla eléctrica 35 minutos Entre 50 y 60 minutos

Consejos de conservación

La mejor manera de guardar en casa lentejas pardinas ecológicas es en recipientes cerrados herméticamente. Estos recipientes no tienen que estar expuestos directamente a focos de luz, lo mejor es que estén en armarios con poca humedad y frescos. Y, si no se almacenan en recipientes herméticos, las lentejas no tienen que estar guardadas con ingredientes que desprendan mucho olor.

Si se cumplen estas condiciones, las lentejas pardinas pueden durar 18 meses.

 

Copy link
Powered by Social Snap